Cuaderno de bitácora 16-18 de Noviembre

En Palermo, entre el 16 y 18 de noviembre, recibimos y fuimos recibidos con alegría por varias asociaciones y participamos en reunión del Consejo de la Paz.

16 de noviembre – A las 11 de la mañana el muelle está lleno de gente, representantes de asociaciones pacifistas, asociaciones que se ocupan de la integración de los jóvenes inmigrantes, instructores de la Liga Naval con sus estudiantes más jóvenes que van a bordo para visitar el barco y luego están los niños asistidos por el proyecto “Navigare in un mare di salute” promovido por la Asociación para las enfermedades raras autoinflamatorias y reumatológicas Remare Onlus Sicilia y la Liga Naval Italiana con las secciones de Sicilia y Calabria.

Una de esas iniciativas que deberían estar en las primeras páginas de todos los periódicos. Pero desafortunadamente este no es el caso. ¿Por qué? Porque las enfermedades raras son precisamente… raras.

Así que si el problema afecta a unas pocas personas, hay poca atención de los medios y también de otros. Sin embargo, estas personas, que son una verdadera “minoría”, están aquí con nosotros para hablar de la paz, un problema que afecta a todos.

Una lección de altruismo: personas que a pesar de sus problemas pueden pensar en los demás.

Llega Adham Darawsha, consejal de culturas , que trae el saludo del alcalde

A las 12 del mediodía llega Adham Darawsha, consejal de culturas , que también trae el saludo del alcalde.  Ha leído bien Adham, médico palestino, ciudadano italiano desde 2017 es consejero de culturas, en plural.

Las palabras son importantes y hablar de culturas significa que no hay una sola cultura, sino muchas.

Y que todos ellos deben ser conocidos, valorados y entrelazados. El concejal habla de conflictos y migraciones y de cómo nosotros, todos nosotros, nos dejamos distraer por vanas polémicas políticas mientras la gente muere.

Le escuchamos y mientras tanto pensamos en cómo decirles a los niños y jóvenes de la Asociación que desgraciadamente por el viento no podemos salir con ellos al mar.

Sentimos mucho decepcionarlos, pero salir sería peligroso. Al final, siguen subiendo a bordo y parecen muy contentos con eso.

El viento del sur… – No se rinde, pero nos consolamos con un muelle lleno de gente, de música. Dos amigas de Maurizio, nuestro ángel de la guarda que en estos días de navegación ha mantenido contactos en tierra, toca y canta.

Una cálida bienvenida es un significativo premio que recibes con placer

Y es una fiesta cálida. Cuando llegas a un puerto al que has luchado por llegar, una cálida bienvenida es un pequeño pero significativo premio que recibes con placer.

Francesco Lo Cascio, portavoz de Consejo de la Paz, corre de un lado a otro en el muelle y se arriesga a hacer más millas de las que tenemos que hacer para llegar aquí.

Palermo, una ciudad que, entre mil contradicciones, con mucho esfuerzo desde el corazón del Mediterráneo no para de enviar mensajes de paz, dentro y fuera de las fronteras nacionales.

Ciudad especial, Palermo, capital y pueblo de pescadores, una ciudad multiétnica desde tiempos inmemoriales, una ciudad donde han tenido lugar las masacres de la mafia pero donde ha comenzado el movimiento por la legalidad.

Palermo es el lugar donde cada navegante se siente como en casa. Y como si estuviéramos en casa por la tarde, cuando termina la fiesta, dejamos todo al aire, todo lo que se ha mojado en los últimos tres días de mar y salpicaduras.

Cena en Moltivolti, un lugar donde la integración se traduce en sabrosos platos a los que hacemos, con razón, honor.

17 de Noviembre, visitamos la Asociación Arcobaleno 3P

17 de noviembre – Hace frío. Ayer el sol ardía y estábamos en camisa a pesar del viento, hoy tenemos que cubrirnos y no hay sol entre una nube y otra.

Estamos libres hasta el final de la tarde y pasamos las horas frente al ordenador, algunos realizan pequeños trabajos de mantenimiento, otros van a la ciudad para conocerla.

A las 18h00 Francesco Lo Cascio y Maurizio D’Amico vienen a recogernos y nos dirigimos al barrio periférico de Guadagna, donde se encuentra la asociación Arcobaleno 3P (Padre Pino Puglisi, sacerdote asesinado por la mafia).

Se trata de una estructura de acogida construida laboriosamente en un antiguo edificio abandonado, donde se refugian personas y familias de todos los orígenes que no tienen hogar ni medios de subsistencia.

Acreditado por el municipio como centro de acogida de primer nivel, gracias a la generosidad de particulares y a la ayuda del municipio, acoge a familias italianas y gitanas, a inmigrantes y a italianos sin hogar.

Pequeña comunidad dirigida con amor y energía por la Hermana Anna Alonzo

Hombres, mujeres, adultos y niños forman una pequeña comunidad dirigida con amor y energía por la Hermana Anna Alonzo.

Francesco, Maurizio y otros amigos están como en su casa, inventando noches de entretenimiento en las que participan todos los invitados.

Participamos en una noche de música rítmica con tambores y el compromiso y la alegría con la que todos (especialmente los niños) están ocupados con instrumentos improvisados es muy atractivo.

Luego todo el mundo está en la mesa de la gran cocina para tomar espagueti y después otra vez música y canciones.

Entre nosotros el más desenfrenado es Alessandro Capuzzo, no comprendemos si por el ritmo y la personalidad de los músicos o por la alegría de saber que su aventura náutica ha llegado a su fin: nos veremos en Livorno, pero nos esperará en el muelle y las sacudidas de las olas no serán más que un recuerdo.

18 de noviembre, vamos a participar en la reunión del Consejo de la Paz

18 de noviembre – Hace calor, pero el pronóstico del tiempo sigue siendo malo hasta la próxima noche, así que decidimos salir el martes por la mañana, probablemente en una ruta a las islas Pontinas para hacer una parada antes de regresar a Livorno.

Leemos sobre los desastres causados por esta prolongada ola de mal tiempo y nos entristece mucho el destino de la Signora del Vento que se estrelló en el muelle y que fue desalberada por las fuertes tormentas de Gaeta.

Pensemos en nuestros amigos venecianos que terminaron bajo el agua. Cada ola de mal tiempo que se desencadena con violencia en nuestro país nos recuerda dos cosas: la urgencia de invertir el curso del clima y la necesidad de respetar la Tierra.

Cuando estás en estrecho contacto con la naturaleza, con el mar, todo esto esta muy claro. Miramos las imágenes de las toneladas de plástico que las borrascas han traído de vuelta a las playas y nos preguntamos cuándo comprenderá la gente el mensaje: debemos hacer las paces con el medio ambiente.

Oímos hablar de muchos barcos que han sufrido daños en los puertos italianos. El mundo del mar es como una gran familia, y siempre te sientes involucrado en los problemas de los demás. Ayudar en el mar es un imperativo categórico, esencial. Una ley tan antigua como la navegación.

Estamos en el ayuntamiento en el hermoso Palazzo Pretorio

A las 16.00 horas nuestro último y más importante empeño institucional. Vamos juntos a participar en la reunión de Consejo de la Paz, que debe renovar su dirección. Estamos en el ayuntamiento en el hermoso Palazzo Pretorio (o Palazzo delle Aquile).

Delante de todo el ayuntamiento y del alcalde desplegamos nuestra bandera y contamos el significado de la Marcha por la Paz y de nuestra aventura en el Mediterráneo Palermo confirma una vez más que es el centro de las iniciativas sobre el Mediterráneo, ya sean de inmigración, cultura o paz.

Desde aquí, el alcalde Leoluca Orlando envió una carta al gobernador de Alejandría, Egipto; al alcalde de Barcelona, España; al alcalde de Túnez; al alcalde de Mahadia, Túnez; al alcalde de Zarqua, Túnez; al alcalde de Estambul, Turquía; al alcalde de Izmir, Turquía; Alcalde Rabat, Marruecos; Alcalde Hoceima, Marruecos; Alcalde Haifa, Israel; Alcalde Nablus, Palestina; Secretario General de la Organización de Ciudades Árabes; Secretario General del CMRE (Consejo Europeo de Ciudades y Regiones), al alcalde de Hiroshima por Alcaldes por la Paz.

El primer ciudadano de Palermo escribió entre otras cosas:

“Por lo tanto, queremos que el derecho a la paz sea ante todo una reafirmación de la necesidad del desarme, empezando por la prohibición de las armas nucleares y el derecho a oponerse a todas las guerras.

Queremos que el derecho a la Paz incluya la Ecología en las relaciones entre los seres humanos y la Naturaleza.

Soñamos con un Mediterráneo libre de conflictos, libre de armas de destrucción masiva, libre de muros, fronteras, vigilancia armada, libre en la circulación de personas e ideas, puente de diálogo entre personas comprometidas en un trabajo común, Mar de Paz y no de conflictos.
Queremos que la zona libre de armas nucleares de África se extienda a todo el Mediterráneo y a todo el Oriente Medio.

Queremos convertirnos en Embajadores de la Paz, de manera organizada y no sólo simbólica. Las Embajadas de la Paz nacen de la experiencia adquirida en los conflictos de Irak y de los Balcanes, hoy queremos proponerlas en Europa y en el Magreb.

El paso de la 2ª Marcha Mundial de la No Violencia será una oportunidad para su difusión, involucrando realidades institucionales y de base que trabajan por la afirmación de los Derechos Humanos, la Solidaridad, el Estado de Derecho, la Justicia.”

El día termina con saludos a nuestros amigos de Palermo y luego a bordo para los preparativos finales y para el descanso nocturno.

Mañana por la mañana veremos si el sur del Mar Tirreno confirma nuestras expectativas de poder navegar hacia el norte.

0/5 (0 Reviews)

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Suscribir  
Notificar de
Compártelo!