Cuaderno de bitácora 19-26 noviembre

Entre el 19 y el 26 de noviembre cerramos la última etapa del viaje. Llegamos a Livorno y el Bamboo pone rumbo a su base en la isla de Elba.

19 de Noviembre, 385 millas para llegar a la última etapa: Livorno

19 de noviembre – Está lloviendo mientras nos despedimos de nuestros amigos de la Liga Naval y de los Canottieri de Palermo y dejamos los amarres.

Una breve parada para repostar y luego dejamos el puerto y ponemos la proa hacia el norte-noroeste, esperándonos 385 millas para llegar a la última etapa: Livorno.

A bordo bromeamos: “Sólo hay dos metros de ola, podemos ir”, nos reímos aunque el esfuerzo se empiece a sentir, sobre todo para los que lo han hecho todo el tiempo.

En Palermo hubo otro cambio de tripulación, Rosa y Giampietro se bajaron y Andrea regresó.

Alessandro vendrá esta vez y nos seguirá en avión. En cinco horas nos encontramos en Ustica, la isla que se volvió famosa por la catástrofe aérea de 1980: un avión civil fue derribado durante una lucha nunca aclarada en el cielo entre aviones de la OTAN y libios. 81 muertes de civiles.

Una página oscura en la historia del Mediterráneo.

Nos dirigimos directamente al puerto de Riva di Traiano (Civitavecchia) donde llegamos a la 1 de 21. Se necesita una noche de descanso.

21 de Noviembre, navegamos  por Giannutri y Giglio, luego Elba.

21 de noviembre – A las 8 de la mañana salimos de nuevo con viento de siroco, navegamos por las islas de Giannutri y Giglio, luego Elba.

Aquí cogemos una violenta tormenta que nos acompaña hasta el Golfo de Baratti donde a las 21 echamos el ancla y en la calma del Golfo nos permitimos una buena cena caliente.

22 de Noviembre, llegamos a Livorno un poco antes de lo esperado

22 de noviembre – El cielo está amenazando pero afortunadamente evitamos la lluvia. Cubrimos las últimas 35 millas hasta Livorno con viento fuerte pero finalmente con mar plano, disfrutando del barco que se desliza rápido.

Las últimas horas de navegación fueron perfectas, casi parece que el mar quiere recompensarnos por nuestra tenacidad. El Bamboo se confirma como un barco formidable.

Llegamos a Livorno un poco antes de lo esperado y a las 12.30 amarramos en el muelle de la Liga Naval, recibidos por el Presidente Fabrizio Monacci y Giovanna presidente honorario de Wilf Italia, la asociación de mujeres por la paz que organizó esta etapa.

Como siempre sucede cuando llegas al final de un viaje todo es una mezcla de fatiga y satisfacción.

Llegamos al final de esta larga navegación invernal, sanos y salvos

Lo conseguimos, llegamos al final de esta larga navegación invernal, todos sanos y salvos. Parece obvio, pero en el mar nada es obvio.

No hemos roto nada, nadie ha resultado herido y, aparte de la etapa de Túnez que recuperaremos en febrero, hemos respetado el calendario de navegación.

Ahora esperamos la regata de mañana, promovida por la Red Antiviolencia y la Asociación Hippogrifo es organizada cada dos años por el Círculo de Livorno y la Liga Naval.

Este año es el turno de la LNI. La regata se llama Controvento y lleva al agua la protesta contra cualquier tipo de violencia contra las mujeres, la privada pero también la política y la bélica, porque las mujeres, junto con sus hijos, siempre han sido las que pagan el precio más alto en los conflictos armados.

24 de Noviembre, Livorno en alerta meteorológica

24 de noviembre – Nos despertamos con malas noticias: la zona de Livorno ha sido declarada de alerta meteorológica.

Toscana, así como Liguria y Piamonte están plagadas de lluvias torrenciales. Las alertas son continuas,  por todas partes, ríos desbordados y deslizamientos de tierra.

La naturaleza nos presenta la cuenta. La regata fue cancelada y también la reunión con el Coro Garibaldi y el espectáculo de marionetas de Claudio Fantozzi programado para la tarde fue trasladado a un lugar cubierto dentro de la Antigua Fortaleza.
A las 9.30 Giovanna con otros amigos nos alcanza en el muelle, también están los coches de la Misericordia que vinieron a saludarnos con sus sirenas, la televisión local y algunos periodistas.

El cielo está cubierto y llueve

El cielo está cubierto y llueve. Lo tomamos con alegría. No hay nada más que hacer.

Giovanna organiza un almuerzo en su casa y después de un mes en el mar finalmente nos encontramos sentados en una verdadera casa, con una hermosa vista de la ciudad, alrededor de la mesa de comedor de un apartamento que habla de paz en cada rincón: libros, documentos esparcidos un poco por todas partes, carteles y música.

A las 15.00 horas estamos en la Fortaleza. El lugar es un poco amenazante; la Antigua Fortaleza que domina el puerto resume en sí misma toda la historia de la ciudad y nos encontramos en una sala abovedada enorme, así como indudablemente húmeda.

Entre los invitados, Antonio Giannelli

Entre los invitados se encuentra también Antonio Giannelli, presidente de la Asociación Colores por la Paz, a quien devolvemos la pieza de la Manta de la Paz y los 40 diseños de la exposición Colores de la Paz, en total más de 5.000 , que han viajado con nosotros por el Mediterráneo.

Antonio cuenta la experiencia de su Asociación, que tiene su sede en Sant’Anna di Stazzema, el pueblo donde en 1944 fueron masacrados por los nazis 357 personas, 65 eran niños.

En Stazzema desde el año 2000 se ha establecido el Parque de la Paz. La Asociación I colori della Pace ha puesto en práctica un proyecto mundial en el que participan niños de 111 países que han contado a través de sus dibujos las esperanzas de paz.

En la reunión también recordamos las 140 víctimas del Moby Prince, el mayor accidente de la marina mercante italiana.

Un accidente que nunca ha sido esclarecido, detrás del cual hay secretos militares.

Livorno es uno de los 11 puertos nucleares italianos

El puerto de Livorno es uno de los 11 puertos nucleares italianos, es decir abierto al tránsito de buques de propulsión nuclear; de hecho, es la salida al mar de Camp Darby, la base militar americana establecida en 1951, sacrificando 1.000 hectáreas de litoral.

Camp Darby es el mayor depósito de armas fuera de los Estados Unidos. Y lo están ampliando: un nuevo ferrocarril, un puente giratorio y un nuevo muelle para que lleguen hombres y armas.

Donde hay militares, hay secretos. Livorno y los alrededores del campamento Darby no son una excepción, como explica Tiberio Tanzini, del comité antibélico de Florencia.

Una moción para hacer públicos los planes de evacuación y protección de los ciudadanos en caso de accidente nuclear ha sido presentada y aprobada en la Región Toscana.

Han pasado meses y el plan no ha sido presentado o hecho público. ¿Por qué? Porque informar a los ciudadanos del riesgo de un accidente nuclear significaría admitir que el riesgo, que prefieren ocultar e ignorar, existe.

Italia es un país de paradojas: hemos celebrado dos referendos para abolir la energía nuclear civil y cerrar centrales nucleares, pero vivimos con la energía nuclear militar. Realmente un país esquizofrénico.

25 de Noviembre, vamos a la Universidad de Pisa

25 de noviembre, Pisa – Hoy nos vamos por vía terrestre a la Universidad de Pisa. La Universidad de Pisa ofrece una licenciatura en Ciencias para la Paz: cooperación internacional y transformación de conflictos, y ahora estamos entre los bancos para dar una lección de paz.

Entre los conferenciantes se encuentran Angelo Baracca, professor de fisica e historia de la física en la Universidad de Florencia, el profesor Giorgio Gallo del centro interdepartamental Sciences for Peace y Luigi Ferrieri Caputi, uno de los chicos de Friday fot Future.

Angelo Baracca trata el tema de las conexiones entre el mundo científico y la guerra, un vínculo muy antiguo y nunca roto.

De hecho, el escenario que describe es el de un mundo científico subyugado al complejo militar-industrial en el que trabajan decenas de miles de expertos que parecen no sentir el peso de la responsabilidad social a pesar de que las voces están empezando a elevarse en el mundo contra corriente: grupos de profesores y estudiantes de la Universidad Hopkins se oponen a la participación de la Universidad en la investigación sobre la energía nuclear militar.

¿Qué tiene que ver el cambio climático con la guerra?

Luigi, el joven estudiante del movimiento FFF, comienza con una pregunta: ¿qué tiene que ver el cambio climático con la guerra?

Y luego explica las conexiones: la crisis de recursos causada por el cambio climático, desde las inundaciones del sudeste asiático hasta la desertificación de África, es la causa de los conflictos.

Cuando hay una falta de agua, comida, o la tierra está irreversiblemente contaminada, sólo hay dos opciones: huir o pelear.

El clima, la migración y la guerra son elementos de la misma cadena que, en nombre del beneficio de unos pocos, está hipotecando y destruyendo la vida de muchos.

El viejo profesor y el joven estudiante tienen en común la visión de un futuro en el que los gobiernos inviertan en la conversión de energía y en la ecología y no en armas, un futuro en el que todos asuman sus responsabilidades, ciudadanos, políticos, científicos.

Un futuro en el que el beneficio no es la única ley que hay que respetar.

26 de Noviembre en el Museo de Historia del Mediterráneo

26 de noviembre – Hoy nos esperan en el Museo de Historia del Mediterráneo niños muy pequeños de algunas clases de bachillerato de Livorno.

Con el grupo de la Marcha habrá también un grupo de Piumani.

Es difícil explicar qué es el movimiento Piumano, el nombre es un juego de palabras intraducible. La de ellos es una acción no violenta que trata con “suavidad” los temas más profundos.

Trajeron a nuestro encuentro su música y sus canciones, la poesía de un poeta palestino leída por Ama, una chica libanesa.

La música se intercala con los discursos de Alessandro Capuzzo, Giovanna Pagani, Angelo Baracca y Rocco Pompeo del movimiento por la no-violencia, que explica cómo un mundo sin ejércitos es posible con una defensa civil desarmada y no-violenta. Sin ejércitos no hay guerra.

El artículo 11 de la Constitución italiana dice: “Italia repudia la guerra como instrumento de ofensa a la libertad de los demás pueblos y como medio de resolución de conflictos internacionales…”.

Italia rechaza la guerra pero no el negocio que gira en torno a ella

Y he aquí otra paradoja: Italia rechaza la guerra pero no el negocio que gira en torno a ella.

Angelo Baracca nos lo recuerda cuando dice que hay cuatro mil millones más de gastos militares para 2020.

¿Cuántas escuelas, cuánto territorio, cuántos servicios públicos podrían ser restaurados con el dinero asignado a la guerra?

El encuentro en el museo termina con un gran círculo: todos los alumnos nos devuelven con una palabra las emociones y pensamientos que estimularon este encuentro.

Y luego todos marchando por las calles de Livorno, con la bandera, la bandera de la paz, la música y la alegría.

Llegamos a la Piazza della Republica y formamos un símbolo humano de paz entre las miradas curiosas de Livorno.

Por la tarde el último encuentro en Villa Marradi

Y aquí estamos en las bromas finales. Por la tarde el último encuentro en Villa Marradi con otras asociaciones que trabajan por la Paz. Son las 6 p.m. cuando nos separamos.

El viaje ha llegado realmente a la última etapa. Mientras tanto, Bamboo ha regresado a su base en la isla de Elba.

En las chat de wathsapp se entrelazan saludos entre todos los que participaron en este viaje.

Son las 6 p.m. cuando nos vamos.

Vayamos a casa. En nuestras bolsas de marinero hemos puesto tantas reuniones, tanta información nueva, tantas ideas.

Y la conciencia de que todavía quedan muchos kilómetros por recorrer para llegar a la Paz, pero que hay mucha gente que viaja hacia su destino. ¡buen viento para todos!

5/5 (1 Review)

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Subscribe  
Notify of
Compártelo!