La Marcha Mundial llega a Trieste

Tras el paso por Koper-Capodistria, el 26 de febrero, la 2ª Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia llegó finalmente a Italia
Tras un paso por el Ayuntamiento de Koper-Capodistria, en Eslovenia, el 26 de febrero, la Segunda Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia llega finalmente a Italia. El programa del paso de la Marcha en la zona de Trieste quedó muy reducido debido a las órdenes emitidas para la emergencia del coronavirus: como en Umag (Croacia) y Piran (Eslovenia) no fue posible reunirse con los escolares de Muggia y Trieste (se esperaban 500 niños en el Aula Magna de la Universidad de Trieste) y se canceló una conferencia pública en la que se hablaría del desarme nuclear y de las opciones éticas para la paz. A última hora de la mañana el equipo de base fue recibido en forma privada en el Ayuntamiento de Muggia por la alcaldesa de Muggia Laura Marzi, luego la delegación se trasladó al Ayuntamiento de Dolina-San Dorligo della Valle donde fue recibida (nuevamente en forma privada) por el Consejero de Medio Ambiente, Territorio, Planificación Urbana y Transporte Davide Þtokovac. Después el grupo se trasladó al parque de San Giovanni (antiguo hospital psiquiátrico, abierto entonces a la ciudad) donde, en una ceremonia privada frente al kako de Nagasaki, Alessandro Capuzzo, del comité organizador local, recordó la figura del psiquiatra no violento Franco Basaglia con el apoyo de la intérprete Ada Scrignari.

También estaban presentes Roberto Mezzina, ex director del Departamento de Salud Mental de Trieste y los dos actores Pavel Berdon y Giordano Vascotto de la “Accademia della Follia”.

El segundo, en particular, relató su experiencia cuando de niño se encontró encerrado en un hospital psiquiátrico, antes de la reforma Basaglia, una reforma que le permitió entonces tener una vida normal y encontrar un trabajo fuera del antiguo hospital. A continuación, la delegación se trasladó al centro de Trieste para visitar los “lugares de la memoria” donde hay placas conmemorativas individuales que recuerdan los horrores cometidos por los nazis-fascistas y en la Piazza Oberdan un monumento que conmemora a dos “novios” asesinados por los nazis. En varios lugares los “marchantes” dejaron coronas y ramos de flores. El día terminó con un encuentro con los amigos de Trieste de la 2ª Marcha Mundial donde el promotor de la Marcha, Rafael de la Rubia, compartió sus experiencias de los países que visitó. Al final el “Comité Danilo Dolci para la paz, la convivencia y la solidaridad” quiso rendir homenaje a los 5 manifestantes con las banderas de la paz bilingües italianas y eslovenas antes de partir para la siguiente etapa: Fiumicello-Villa Vicentina, una ciudad a 50 km de Trieste.
Redacción y fotografía: Davide Bertok
5/5 (1 Review)

Cuéntanos tu opinión

avatar
  Suscribir  
Notificar de
Compártelo!