Cuaderno de bitácora, 28 de octubre

Iniciamos nuestro periplo en Génova para recordar que en los puertos que se quiere cerrar a inmigrantes y refugiados, se acogen barcos cargados de armas de guerra.

28 de octubre – Decidimos iniciar el viaje del Mediterráneo Mar de Paz desde Génova para recordar a la gente que aquellos puertos que se quieren cerrar a los refugiados y emigrantes,  están abiertos, siempre abiertos, a la carga de armas. Oficial e ilegal.

En la ciudad de Liguria, en mayo pasado, los estibadores de Filt-Cgil se negaron a cargar un barco, el Bahri Yanbu, del que se sospechaba que llevaba armas a bordo para Yemen, donde, desde 2015, se está librando una guerra civil.

Una guerra olvidada por todos que, además de los miles de muertos, está causando la mayor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial.

Debido a la guerra, la pobreza en Yemen ha pasado del 47% de la población en 2014 al 75% (previsto) a finales de 2019. Están literalmente hambrientos.

Fue sólo una gota en el enorme comercio de armas en el mundo

La carga de Bahri Yanbu fue sólo una gota en el enorme comercio de armas en el mundo, que en el cuatrienio 2014-2018 aumentó un 7,8% en comparación con el cuatrienio anterior y un 23% en comparación con el período 2004-2008.

Los porcentajes dicen poco, así que tratemos de decirlo en valores absolutos:

En 2017 el gasto militar mundial fue de 1.739 millones de dólares, o el 2,2% del Producto Interno Bruto mundial (fuente: Sipri, Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo).

A la cabeza del ranking se encuentran los cinco principales exportadores: Estados Unidos, Rusia, Francia, Alemania y China.

En conjunto, estos cinco países representan alrededor del 75% del volumen total de exportaciones de armas en los últimos cinco años. El flujo de armas ha aumentado en el Oriente Medio entre 2009-13 y 2014-2018.

Hay que estar ciego para no ver la correlación entre la migración en el Mediterráneo y las guerras

Hay que estar ciego para no ver la correlación entre la migración en el Mediterráneo y las guerras, entre la huida del hambre y la venta de armas.

Sin embargo, estamos ciegos. De hecho, digámoslo mejor: elegimos estar ciegos.

Así como hemos cedido a la indiferencia ante la muerte de los migrantes en el mar, también nos hemos resignado a considerar la producción y venta de
armas como un aspecto “fisiológico” de la economía.

Las fábricas de armas proporcionan trabajo, el transporte de armas proporciona trabajo, e incluso la guerra, incluso la guerra, ahora privatizada, es un trabajo.

En los países occidentales que han tenido la suerte de vivir en paz durante más de setenta años, hemos eliminado la idea misma de la guerra, como si
fuera algo que no nos concierne.

¿Siria? Está muy lejos. Yemen? Está muy lejos. Todo lo que no sucede en “nuestro jardín” no nos toca.

No podíamos evitar la pregunta: ¿qué puedo hacer?

Cerramos los ojos y simplemente sacudimos la cabeza ante las noticias porque si elegimos ver, sentir empatía por la gente que siente la guerra en su propia piel, no podíamos evitar la pregunta: ¿qué puedo hacer?

En este primer día en un barco con el viento fortaleciéndose y haciendo difícil hacer otra cosa que no sea estar en la cabina del piloto y hablar (entre un ajuste y el siguiente de las velas, por supuesto) discutimos precisamente esto:

Resignación frente a la guerra, cómo te sientes impotente frente a un engranaje de miles de millones que mueve la máquina de la muerte.

¡Ni siquiera podemos imaginar 1700 mil millones de dólares!

En la discusión, sin embargo, todos estamos de acuerdo en una cosa: la importancia de preguntarnos: ¿qué puedo hacer?

Las soluciones pueden diferir de persona a persona, pero la pregunta es la misma para todos

Las soluciones pueden diferir de persona a persona, pero la pregunta es la misma para todos porque es la que marca el comienzo de la conciencia, la transición de la pasividad al compromiso para mejorar el mundo que nos rodea.

Trate de preguntarse: ¿qué puedo hacer?

Mientras tanto, a las 12 de la mañana, un mistral decisivo. Todos somos velas y comienza la navegación.

En ceñida, exigiendo a los que tienen que estar bajo cubierta que escriban. Tendremos que esperar a la primera parada. Nos vemos luego.


Foto: Alessio y Andrea los jóvenes marineros de nuestra tripulación a proa con la bandera de la Marcha Mundial.
5/5 (1 Review)

1 comentario en «Cuaderno de bitácora, 28 de octubre»

Deja un comentario